Los estudios pequeños, un gran paso para el videojuego

Capcom de Street Fighter y Resident Evil, Squaresoft de Final Fantasy, Konami de Metal Gear Solid y Silent Hill, Nintendo de Mario Bros y Ocarina of Time. ¿Os suenan todos estos nombres verdad? Son las compañías que están detrás de algunos de los videojuegos más famosos del mundo. Hubo una época en la que estas compañías trabajaban día y noche para que los títulos en los que estaban trabajando llevaran su santa seña. Pero de eso hace ya tiempo… Actualmente vivimos en una época donde la industria del videojuego es un negocio puro y duro, una mina de oro de la cual sacan mucho dinero cada año. Por suerte, donde muchas compañías se han corrompido por completo, otras han nacido. Pequeños estudios que han conseguido sobreponerse al atractivo de los billetes, y que trabajan duro desde la más pura humildad para que todo su arte quede plasmado en un videojuego.

Hace años, allá por la época de Super Nintendo, Sega Megadrive y PlayStation, no todas las familias podían permitirse tener una consola en su casa; es por eso que la elección de estas a la hora de comprar un título era más cuidadosa y exigente. Las compañías tenían que trabajar duro para que sus títulos ofrecieran algo diferente, algo mejor de lo que ofrecían las demás, para que esta elección a la hora de comprar fuera la suya. Por ejemplo, Capcom y Konami tenían una dura lucha entre sus videojuegos de terror, Resident Evil y Silent Hill. Casi podríamos decir que fueron ellos los que crearon el género de terror en el mundo del videojuego. Por otro lado Namco tenía su propia guerra, también con Capcom, una guerra para ver quien conseguía hacer el mejor título de peleas; esto daba como resultado dos reyes del género como han sido siempre Street Fighter o Tekken. Nintendo y Sega iban un poco más por libre, siempre tenían ese tirón de sus dos mascotas, Mario Bros y Sonic, que les sacaban las castañas del fuego; además tenían sus propias consolas. Creo que Nintendo siempre ha tenido esa esencia mágica en sus títulos, esencia que ha sabido mantener hasta el día de hoy. Sega por el contrario, tenía una de las mejores consolas para mi gusto, Megadrive; pero no supo mantenerse como ha hecho Nintendo.

Street Fighter 2

En cuanto al género del RPG, Final Fantasy ha reinado en solitario durante muchos años. Su madre, la gran Squaresoft ha sido la encargada de trabajarla y mimarla incondicionalmente hasta llegar al punto de brillantez de Final Fantasy VI, VII, VIII y IX. Trabajaban para crear magia y fantasía, para sacarnos de nuestras rutinarias vidas y atraparnos en sus historias de monstruos, princesas y reinos. Gracias a ese esfuerzo crearon unos seres inmortales… Terra, Cloud y Tifa, Squall y Rinoa, Yitán, Daga, Viví…Tenían un don, y gracias a ese don, muchos de nosotros somos mejores personas.

FFIX Garnet von Alexandros

Con la industria del videojuego totalmente acaparada por las grandes compañías, los pequeños estudios casi no tenían sitio; por ejemplo, podríamos decir que Naughty Dog por aquella época que era uno de esos pequeños estudios, que a día de hoy tras mucho esfuerzo se ha convertido en uno de los estudios más grandes. Poco a poco con el salto de generaciones, las compañías han ido abriendo más las posibilidades del mundo del videojuego. En la época de PlayStation 2, PlayStation 3, Xbox, Game Cube y WII las compañías lanzaban títulos como churros. El tamaño del catálogo de la mayoría de las consolas era bastante considerable. Durante esa época de “vacas gordas” de los videojuegos casi todas las familias tenían una consola en su casa; si no era una PlayStation 3, era una Xbox o Nintendo WII. Toda esta industria se empezó a mover un poco más por el dinero y nació un parásito llamado DLC. Las compañías empezaron a sacar títulos cada menos tiempo e incompletos de alguna manera. Intentaban tener alguna excusa para ofrecernos todo tipo de contenido descargable por un módico precio.

Vamos a pensarlo bien, hemos llegado al extremo de que muchas compañías lanzan contenido descargable el mismo día del lanzamiento de su título. Ubisoft casi nos da un Assassin’s Creed al año, Squaresoft tras cambiar su nombre a Square-Enix ha llegado a darnos hasta dos secuelas de uno de sus títulos como fue el caso de Final Fantasy XIII; a Jinparte, DLCs con trajes para sus personajes. La gran Capcom creadora de Street Fighter, ha desarrollado un Street Fighter V totalmente incompleto, para que lo completemos nosotros a base de poner dinero para comprar modos de juego y personajes. Recuerdo cómo eran antiguamente los videojuegos de peleas, en Tekken 3 por ejemplo, íbamos desbloqueando los personajes según nos lo íbamos pasando con los diferentes luchadores que teníamos… que tiempos aquellos.

 

Todo esto ha llevado a que actualmente estas famosas compañías y otras nuevas que han ido naciendo se han hecho de oro gracias a todo esto. En la actual generación, los DLCs están a la orden del día y lo vemos como normal. Estamos en una generación donde las remasterizaciones han terminado de explotar. Las compañías vagas de ideas de alguna manera, se han dedicado los últimos años a re-lanzar sus títulos más vendidos con un lavado de cara, demasiado superficial en algunos, y no con mucha diferencia de precio.

Creo que es la cuarta vez que Bethesda lanza Skyrim, esta última vez lo tendremos en Nintendo Switch. Deberíamos de olvidarnos de ver un nuevo The Elder Scrolls, a este paso Bethesda volverá a lanzar Skyrim para la siguiente generación. Capcom ha re-lanzado Resident Evil 5 dos veces, título que por otro lado junto con Resident Evil 6 se aleja una barbaridad de lo maravillosa que fue esta saga de terror hace años.

Skyrim

Nintendo es la única compañía que se ha mantenido fiel a sí misma (más o menos). Siempre ha tenido a Mario Bros o La Leyenda de Zelda para levantarla cuando ha hecho falta. Y aunque en el reciente The Legend of Zelda Breath of the Wild se ha subido al tren de los DLCs, la mayoría de sus títulos desprenden esa esencia tan especial que siempre han tenido.

Por suerte, todo este vicio del dinero que rodea al mundo del videojuego tiene su lado bueno, porque de todo lo malo, de las crisis y épocas oscuras, nacen grandes cosas. En esta época tan vulgar para el videojuego han nacido pequeños estudios que están realizando un esfuerzo titánico para conseguir que sus humildes desarrollos tengan todo su amor y su arte. Se mantienen al margen del lado más egoísta de la industria y luchan para que sus escasas obras tengan su santa seña, para que su título brille con esa esencia que hace años las mayoría de los videojuegos tenían.

Yo aplaudí el espíritu de superación que demostró el pequeño estudio ingles Hello Games. Unas navidades durante el humilde desarrollo de No Man’s Sky, un río cercano a sus oficinas se desbordó y perdieron todo el trabajo. Después de todo eso, Hello Games luchó por recuperarse y consiguió seguir adelante cuando estaban al borde del abandono. Hoy en día, gracias al ese esfuerzo de Hello Games, muchos de nosotros tenemos un No Man’s Sky en nuestras estanterías, un título…diferente.

No Man's Sky

Me encanta el estudio de Ninja Theory, es uno de los que más quiero. Conocí a este pequeño estudio inglés gracias a Heavenly Sword, un título que recordaré siempre junto a Nariko. Terminaron de ganarse mi corazón cuando desarrollaron para Capcom DMC Devil May Cry. Ninja Theory se encargó de darle un cambio de estilo respetando la esencia de la saga jugablemente hablando; y aunque seré de los pocos, tengo que decir que DMC me encantó y es de los que más me gusta después de Devil May Cry 3 Dante’s Awakening. Tiempo después se encerraron en su estudio para trabajar en solitario en la idea que les rondaba la cabeza. Después de un largo tiempo de duro e insistente trabajo de sus pocos trabajadores, libres eso sí de las cadenas de una compañía que exigiera, nació Hellblade Senua’s Sacrifice. Su última obra ha sorprendido enormemente a nivel mundial, Hellblade Senua’s Sacrifice es impresionante tanto a nivel narrativo como visual. También es un símbolo, un mensaje para decir eh, que somos Ninja Theory y estamos aquí; y aquí tenéis Hellblade, uno de los títulos de 2017, una obra inolvidable que se ha grabado en la historia del videojuego.

Tequila Works es un pequeño estudio español que al igual que hizo Ninja Theory con Hellblade Senua’s Sacrifice, se metieron en su estudio para trabajar en un precioso título que mostraron brevemente, Rime. Todos esos años de esfuerzo y sacrificio dio sus frutos. En 2017 nació Rime, un título de puzzle-aventura, lo más bonito que vayáis a ver en vuestra vida. Rime es uno de esos títulos en los que disfrutas con solo mover a al personaje, de esos en los que cuando escuchas sus melodías un escalofrío te recorre todo el cuerpo, de esos que tienen un mensaje, una moraleja que te deja pensando durante días. Siempre recordaré 2017, el año en que Tequila Works brindó Rime al mundo y lo coló entre los mejores del año entre los más grandes.

Rime

También han sido unos buenos años para Dontnod Entertainment. Este pequeño estudio francés empezó desarrollando Remember Me. Tras un tiempo, y con el apoyo de Square-Enix, desarrollaron Life is Strange. En esta aventura gráfica que salió de forma episódica para no arriesgar si no gustaba, sufríamos las consecuencias de los viajes temporales causados por el poder de rebobinar el tiempo. Max y Chloe se han ganado el corazón de millones de jugador@s, y a mi personalmente me dejaron muy tocado, Life is Strange me ha hecho pensar en muchas cosas; en lo valiosa que es la vida cotidiana y lo especial que es tener una vida totalmente normal. Escribí un artículo sobre los viajes en el tiempo de Max Caulfield llamado Life is Strange y el Efecto Mariposa donde os hablo de todo ese miedo que sentí al ver las consecuencias de rasgar la linea temporal, el destrozar las vidas de personas que te rodean sin que ellos ni siquiera se enteren. Dontnod nos ha dejado un título inolvidable, y siguen creciendo a base de mucho trabajo, mejorando, y estoy seguro de que nos darán muchos títulos con todo ese sentimiento.

Life is Strange Portada

Yo soy de los que piensan que todo pasa por algo en esta vida. Gracias a esa crisis gobernada por los DLCs y las remasterizaciones de estos últimos años, han nacido compañías con un talento gigante. Libres de las cadenas de producir cantidad para ganar dinero, los pequeños estudios tienen y siguen la posibilidad de poner en sus títulos todo el sentimiento que tienen, siendo al final lo que ellos quieran que sea. Yo estoy orgulloso de esta generación, gracias a títulos como Hellblade Senua’s Sacrifice, Rime o Life is Strange. Ahora es el tiempo de los pequeños estudios, los valientes que han cogido las riendas y están dando un gran paso para el mundo de los videojuegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s