Análisis The Evil Within 2

Tres años después del lanzamiento de The Evil Within, nos volvemos a poner en la piel de Sebastian Castellanos con The Evil Within 2. Hemos esperado con muchas ganas esta secuela directa, queriendo que mantuviera el nivel del primer juego y deseando que le dieran esa vuelta de tuerca que le hacia falta; que limaran esos errores que cometía para que fuera el Survival Horror que todos queremos. Nos hemos vuelto a sumergir en STEM y os contamos todo lo que allí hemos visto.

Empecé The Evil Within 2 en casa de mi compañero Víctor, los dos somos amantes de los juegos de terror y queríamos ver esa primera hora de juego juntos, opinar; la primera hora de un Survival Horror siempre es especial, siempre pasa algo. Lo primero de lo que me dí cuenta, han quitado las bandas negras que lo hacían más cinematográfico (que a mi personalmente no me gustaban nada) y han reducido drasticamente ese efecto de sucio que tenía.

Con los primeros escenarios los ojos se nos fueron al apartado técnico y al fantástico juego de luces. Comenzamos equipados con una linterna en un escenario interior y con poca luz, nos gustó mucho los efectos de la linterna en el escenario oscuro, llenándolo todo de sombras, pudiendo apreciar el polvillo de los muebles viejos. A lo largo del juego la oscuridad no tiene un papel nada fundamental, ya que siempre se ve, aunque sea poco; pero que los efectos de iluminación sean tan buenos siempre ayudan a meterte en el papel, no paras de ver sombras que se mueven con tu movimiento, nos mete tensión, nos alegra la vista, disfrutamos. Nos gustó bastante en ese inicio las expresiones faciales, bueno, y todo el protagonista en general. Sebastian consigue transmitir esa sensación de terror al verle los ojos, las expresiones de pánico diciendo “que cojones está pasando”, todo el sufrimiento que lleva sobre sus espaldas es capaz de transmitirlo. La ropa por ejemplo se le empapa con la lluvia, por partes, empezando por los hombros y bajando con el paso de los segundos hasta acabar totalmente empapado. Elementos como el fuego, que tiene un peso importante en la historia, es una de las cosas que más me han llamado la atención visualmente. Me ha sorprendido mucho la fuerza que tiene, sientes como las bocanadas soltadas por un lanzallamas son capaces de arrasarte y de reducirte a cenizas. Entrar en un establecimiento que se ha quemado o que está en llamas, moviéndote entre cenizas aun encendidas, sintiendo el calor asfixiante en el ambiente. En The Evil Within 2 el fuego es capaz de causarte tanto terror como la criatura más deforme que está a punto de atraparte.

Fuego

El apartado técnico va cogido de la mano con el sonoro, que para mi es el 40% de un título de terror. El primer juego tenia un apartado sonoro muy bueno, pero The Evil Within 2 lo supera. Nos damos cuenta de ello sobre todo en escenarios interiores, fuera, por las calles de Union el silencio de la noche y los gritos de los infectados serán toda nuestra compañía. Dentro de las casas, cafeterías, túneles y demás espacios cerrados no paramos de escuchar “ruiditos”, puertas que se cierran, cuerpos que se arrastran, criaturas que se alimentan, carne reventar… es constante. Hay un enemigo en concreto al cual he acabado odiando, que me ponía muy nervioso con el ruido que hacia. Son unas infectadas vestidas de blanco que van con la cabeza agachada y llevan un cuchillo en una mano. Emiten un ronquido seco muy extraño (me recuerda mucho al sonido que hacían los chasqueadores en The Last of Us) como de gárgaras sin agua, que al escucharlo ya sabia que tocaba pasarlo mal. Antes de empezar con lo gordo del juego, Union, quiero hablar de la historia.

Juego de luces 2

Uno de los errores que creo que cometía el primer juego es que en ocasiones la historia se volvía demasiado liosa, igual por no saber contarla de la manera adecuada o al ritmo adecuado; o porque había que jugar dos de sus tres DLCs para enterarnos de todo. En esta segunda parte la historia es bastante más sencilla, y creo que mete más a Sebastian en su papel. Su hija Lily, a quien creía muerta por un incendio en su casa, sigue viva, perdida en algún lugar de STEM. Creo que es una de las cosas que hace muy bien el juego, hacer la historia más sencilla para que podamos centrarnos en otras cosas como su jugabilidad y el terror psicológico. Al ser nuestra hija la que está en peligro, como que todo nos importa un poco más, regalándonos momentos muy emocionantes, y un par de giros  buenos en la historia.

Union, un tranquilo pueblo

Tras hora y poquito de juego llegamos al pueblo de este sistema STEM. Union es un tranquilo y pequeño pueblo (de que me suena eso) creado por Mobius para que todas las mentes estén conectadas sin peligro. Pero como no, siempre hay algún chalado que vuelve un tranquilo pueblo en un autentico infierno, con criaturas salidas de nuestras pesadillas paseándose por sus calles. Desde que Lily se pierde, Union empieza a venirse abajo. Sus habitantes se están transformando en una especie de infectados, las calles se están derrumbando, cada vez queda menos ciudad por la que caminar y un hombre llamado Stefano se dedica a mutilar a los pocos supervivientes que quedan. Union es el grueso de The Evil Within 2. Nos deja libres para explorarla, para meternos en sus casas en busca de suministros y enterarnos de lo que ha pasado ahí. Rastreamos a Lily con un comunicador para avanzar en la historia y ayudamos a los pocos supervivientes que quedan mediante misiones secundarias. A la hora de avanzar en la historia, camino solo hay uno, por lo que se vuelve un poquito más lineal. Pero me gusta porque aunque no es un mundo totalmente abierto, te deja explorarlo casi todo para conocer las pequeñas historias de algunas casas, enterarnos de porque un hombre se ha pegado un tiro en la cocina de su casa, saber que les ha pasado a los ciudadanos de Union. Me recuerda mucho a la ciudad de Silent Hill Domwpour, esa sensación de soledad extrañamente intranquila, que te hace sentir que hay algo que no va bien. Y esa sensación esta muy bien hecha, te gusta, te incita a explorar, a buscar, a averiguar. Hay distintas zonas de Union, pasamos de unas a otras por unos túneles subterráneos. Esos túneles también se están viniendo abajo, los monstruos están empezando a meterse dentro y en esos túneles no se puede escapar. Quizás son las partes más claustrofobicas, por donde sabes que tienes que pasar si o si. Estos túneles conectan por ejemplo el barrio residencial que esta repleto de chalets con el barrio del ocio, donde están los restaurantes y el cine. Aquí es donde le han dado esa vuelta de tuerca, donde han querido ser más egoístas haciendo del juego un mundo abierto, y han sabido hacerlo en parte, porque como he dicho, el camino para seguir siempre es el mismo y solo hay uno. Rompen en parte con la linealidad del primer juego, para darnos un título de terror abierto en su 60% donde podemos sobrevivir como queramos.

Olvidado mutado

Como ya hacíamos en el primer juego, usaremos el sigilo y los ataques furtivos para no llamar la atención de los enemigos. Esto será clave para ahorrar munición, porque habrá momentos donde nos va a hacer falta, zonas donde no nos va a quedar más remedio que disparar si no queremos ser comidos o descuartizados; pero en ningún momento vamos a sufrir demasiado (psicológicamente). Eso es una de las cosas que más he echado en falta, sufrir más. En el primer The Evil Within, Laura o El Guardián tenían una facilidad pasmosa para hacernos sufrir. Quizás sea lo más flojo en The Evil Within 2, porque en ningún momento llegaremos a pasar miedo realmente, aunque si mucha tensión. Me han faltados momentos como los de escapar de Laura o defendernos del Guardián. Hay un par de enemigos finales chulos, el Pirómano en concreto está muy bien diseñado. Un hombre con una gabardina negra y con una mascara hecha como de pus que le tapa hasta los ojos. Va equipado con un lanzallamas más grande que nosotros y es capaz de arrasarnos con una de sus bocanadas de fuego, mola.

Pirómano

La zona segura

Hace muy poquito mi compi Víctor escribió un artículo llamado La Progresión del Terror, artículo que os recomiendo que leáis. En el nos habla de las razones que nos dan a veces en un juego para mejorar a un personaje, perdiendo sus habilidades por alguna estúpida razón; o que simplemente no se deba mejorar a un personaje porque no proceda. Ese caso lo expone muy bien en el primer The Evil Within. Es cierto que en la primera parte el mejorar las habilidades y armas a veces hacia a Sebastian ser demasiado poderosos. Si mejorábamos demasiado la pistola podíamos avanzar muy bien con ella. Nosotros somos más partidarios de que en un juego de terror no se pueda mejorar a un personaje, por que sería más vulnerable, más real. En The Evil Within 2 seguimos teniendo nuestra zona segura con nuestro banco de trabajo para mejorar las armas y nuestra silla del infierno para mejorar nuestras habilidades con el gel verde que vayamos recogiendo. Creo que en esta segunda parte no te vuelves tan poderoso mejorando habilidades y armas. Y creo que eso es por tantos factores que pueden acabar contigo. El juego busca que vayas evolucionando a Sebastian de una forma más equilibrada, buscando un equilibrio entre supervivencia y la forma de defenderte. Aquí de nada te sirve tener la pistola tan mejorada que arranca 2 cabezas de un disparo si no tienes balas, o si por un error al esconderte se te echan 7 enemigos encima. Creo que esta mejor medido y tienes que buscar ese equilibrio para sobrevivir, y creo que también influye el nivel de dificultad en el que juguéis. Yo me lo he jugado en Pesadilla (difícil) y ya os aseguro que en ningún momento me he sentido poderosos, al revés, he llegado a sentirme como una rata escondiéndose en el primer tunes de ventilación que he visto. Recogemos clavos, pólvora, metal y demás para fabricar balas, curación o arpones explosivos. Por eso la importancia de la exploración para siempre tener algo con lo que sobrevivir.

Enemigo cámara

Conclusión

The Evil Within 2 ha sabido limar los errores que cometía el primer juego, y por supuesto comete otro nuevos. Creo que no nos hace sufrir de verdad, faltan enemigos más carismáticos a los que temer de verdad, más situaciones limite, más locura. Pero acierta con esa vuelta de tuerca como es la libertad que te deja para explorar Union.  Creo que The Evil Within 2 es mejor juego que la primera parte, es más completo. Tiene una recta final de juego como pocos pueden presumir y los guiños a otros títulos son muy de agradecer. Es obligatorio para los que jugaron el primer título y más que recomendable para los amantes del Survival Horror, que encontraran en el un título de terror largo y completo. Yo ya estoy esperando una tercera parte que, eso si, me gustaría que cambiaran de protagonista para que dejen a Sebastian Castellanos vivir tranquilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s